9 feb. 2012

Intemperancia

0

Es el espíritu (daimon) exclusivamente romano y significa falta de templanza o moderación. Es también signo de intolerancia, intransigencia, desconsideración, sinónimo de desenfreno, destemplanza, exceso, incontinencia, libertinaje, abuso. Hoy sería nuestro pecado de la gula.


La gula es el tercero de los tres pecados capitales ligados a necesidades biológicas de supervivencia (los otros dos son lujuria y pereza) y está vinculado al alimentarse. “Gula” viene del latín y significa “apetito desordenado”, nos habla de vacíos energéticos, de carencias emocionales o psicológicas que piden ser llenadas. Es muy fácil que al hablar de Gula pensemos en la imperiosa necesidad de beber y comer, pero es importante tener en cuenta que muchos de esos vacíos no se suplen ni con comida ni con bebida.
La Gula, para hacernos entender qué necesita para suplir su vacío, en ocasiones se asocia con una Lujuria creando el deseo (y la necesidad de seguir deseando) de llenarse con algo concreto, y por eso al goloso lo vemos a veces manipulando para conseguir su fuente de “alimento”. La Lujuria es compañera de la Gula como podemos ver en los anuncios y propagandas.
En este punto comento que una de las mayores gulas que hay es la de afecto y cariño. En general, aunque las adicciones son cosa de Pereza, es muy probable que en muchos casos estén asociadas a la Gula, como en el caso del dulce. Es necesario distinguir si una adicción se puede asociar también a la Gula o no, porque de ser así la adicción costará enormemente más de eliminar y primero habría que solucionar los problemas de carencias y vacíos antes de empezar a trabajar con la Pereza (la adipción).

No Response to "Intemperancia"

Publicar un comentario