10 feb. 2012

Superbia

2

El demonio de la Soberbia (del latín superbia) es otro demonio puramente romano, sin equivalente entre los griegos. Orgullo y soberbia son propiamente sinónimos aún cuando coloquialmente se les atribuye connotaciones particulares cuyos matices las diferencian. Otros sinónimos son: altivez, arrogancia, vanidad, etc. Como antónimos tenemos: humildad, modestia, sencillez, etc. El principal matiz que los distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del Yo o ego. Por ejemplo, una persona Soberbia jamas se “rebajaría” a pedir perdón, o ayuda, etc.


En el cristianismo, el orgullo se define como aquella persona que se envanece a si misma, olvidando a sus semejantes y a Dios. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que uno hace o dice es superior, y que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás. También se puede tomar la soberbia en cosas vanas y vacías (vanidad) y en la opinión de uno mismo exaltada a un nivel critico y desmesurado (prepotencia). Para la Iglesia católica romana, en particular, la soberbia encabeza la lista de los pecados capitales que escribiera Santo Tomás de Aquino.

2 Response to Superbia

aitana nieto
10 de abril de 2012, 10:15

tio bueno

14 de agosto de 2012, 11:27

Muy buena definición de la entrada de orgullo y soberbia, tanto la pagana, o como la conoce todo el mundo, como la percepción de las religiones, y digo religiones por que creo que todas opinan lo mismo, ahora, la contra parte si que es difícil de practicar, por que como dice un dicho, el hambre me tira, pero el orgullo me levanta.

Publicar un comentario