9 feb. 2012

Invidia

0

Invidia aparece en la literatura romana  en las metamorfosis de Ovidio, descrita al igual que los griegos imaginaban a su diosa de la venganza, Némesis. Así es como las personificaciones griegas de la venganza divina y la diosa de los celos romana quedan fusionadas en la mitología latina en una sola entidad.
Según el mito, cuando Hefesto/Vulcano intentó violar a Atenea/Minerva, que buscaba un arma en su taller, el semen del dios cayó sobre el muslo de la diosa, y al intentar quitárselo ella, este cayó sobre la tierra (Gaya/Tellus) y la fecundó, naciendo Erecteo o Erictonio (‘nacido de la tierra’)
Atenea crió entonces al bebé como su madre adoptiva. Atenea puso al infante Erictonio en una pequeña caja (cista) que confió a tres princesas atenienses: Herse, Pándroso y Aglauro. La diosa no les dijo qué contenía la caja, pero les advirtió que no la abriesen hasta que regresase. Una o dos hermanas abrieron la caja, hallando a Erictonio con forma de serpiente (o abrazado a una). Esto produjo la locura en las jóvenes Herse y Pándroso, que al correr asustadas se arrojaron desde la Acrópolis.
En la versión del mito de las doncellas atenienses  narrada por Ovidio,  Aglauro abre la caja y Atenea lo descubre. Cuando posteriormente en una fiesta Hermes/Mercurio se enamora de Herse. Hermes pide ayuda a Aglauro para seducir a Herse, y ésta le pide dinero a cambio. Hermes le da el dinero a la hermana y como castigo por la codicia de Aglauro, Atenea le pide a la diosa Invidia que le infunda celos de Herse. Cuando Hermes llega para seducir a ésta, Aglauro se interpone en su camino en lugar de ayudarle como habían acordado, por lo que el dios la transforma en una negra piedra.
Por su parte Erictonio se convirtió en el rey de Atenas, instaurando el culto a la diosa Atenea, se le atribuyeron muchos cambios positivos a la cultura ateniense. Durante esta época Atenea le protegió con frecuencia.
En la mitología griega los celos corresponden a otro dios, Ptono, que era la personificación  (espíritu/daimon) de los celos y la envidia. Era un hijo de Érebo y Nix. Se le relaciona en particular con las pasiones celos de amor. De Ptono se dice que tuvo muchas esposas pero terminó matándolas a todas, al sospechar de su adulterio. En otra versión se le hace hijo de Afrodita y en pinturas de antiguas vasijas griegas que incluso aparece en la forma de un Eros (el dios alado del amor) en compañía de la diosa del amor y las pasiones.

No Response to "Invidia"

Publicar un comentario